contador
martes , 25 septiembre 2018
Home / Locales / MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ: ’’EL OTRO NOMBRE DE LA ESCLAVITUD’’

MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ: ’’EL OTRO NOMBRE DE LA ESCLAVITUD’’

El catedrático profesor: Migue Ángel Fernández  a propósito del  horario de un día de clase en la escuela de jornada extendida, expresó lo siguiente…

A continuación el texto integro:

No hay un momento para que la maestra planifique su clase, ni para reflexionar su práctica docente, ni para administrar registro, ni para evaluar prácticas y pruebas; ni para acompañar a estudiante alguno que requiera atención personalizada, o grupos en sala de tarea. Ni para recibir los padres de sus estudiantes.

Ese horario no tiene un momento para que la maestra  descanse, ni almuerce en condiciones de libertad y dignidad. Ocho horas y media corrida sin parar. Y trabaja en su casa –sin que se la paguen-, dos y tres horas adicionales para Educación.

Ocho horas de tiza y pizarra, y encima tareas para seguir en la casa es el peor castigo que se le puede dar a un ser humano.

Se dirá:   y en el horario de almuerzo? Pues mire que no! Tiene que almorzar junta al grupo de estudiantes para evitar que se tiren la comida encima, para evitar que se saquen los ojos con la cuchara.

Se dirá: y en el recreo? Pues mire que no! En recreo la dirección del centro le asigna vigilar un área del recinto para que los estudiantes sientan la “autoridad” y disuadirlos de que no se “propasen”,  ni peleen…

Esa escuela no tiene música, ni canto, ni pintura, ni baile, ni teatro, ni deporte, ni tecnología educativa, ni laboratorio, ni campos deportivos, ni talleres, ni talleristas…, ni nadie que le escriba.

Es odiosa, horrorosa.

Autoritaria, caliente. Muchas veces sin electricidad. Algunas veces sin agua corriente, y los sanitarios repletos…. Abusiva y vertical. Los jefes de la sede del MINERD les dan un cocotazo a los directores regionales y distritales; estos a su vez, cocotean a los directores de centro; los directores de centro le bajan el golpe a los docentes y los docentes a los estudiantes.

Los docentes a veces  están en medio de la presión de funcionarios autoritarios y la violencia que emerge de los estudiantes. Impotentes y sin poder hacer nada.

Los estudiantes desechos por el medio social en que viven agonizan en el sopor de una escuela horrible.

Esa es la escuela material que existe. La otra, la que presenta la propaganda, no existe.

El horario de jornada extendida es la prueba para una querella. Una querella social ante un fiscal del pueblo. Una acusación contra el gobierno y su ministro de educación ante un tribunal de la sociedad. Esa jornada no es nada productiva, nada atractiva. Si, es una exposición a la demencia colectiva docente; al sufrimiento de los estudiantes. Prima el hastío y el cansancio. Así no se trabaja, así no se aprende. Es un  escenario preparado para el embrutecimiento, el sometimiento  y la violencia.

El 16 de agosto del 2012, cuando Danilo Medina se juramentaba para su primer periodo, dijo entre muchas otras cosas que “la educación es el otro nombre de la libertad”. Pero mucho antes, en noviembre del 2011, siendo candidato había expresado lo mismo.

Sin embargo, la escuela de Danilo es el otro nombre de la esclavitud.

Esa escuela hay que cambiarla.

 Cambiarla por una escuela divertida, democrática, atractiva.

Atractiva porque tiene vida, ciencia, arte, deporte, campos, laboratorios; porque tiene docentes sanos y contentos (capacitándose permanentemente); porque tiene los recursos, los insumos y todo el personal útil para el desarrollo integral de los chicos y chicas.

Una escuela grande, con jardines y fuentes. Una escuela con desayuno; una escuela con almuerzo, no con comida de puercos.

La escuela de la esclavitud hay que cambiarla.

Busquemos la escuela del conocimiento y la libertad!

Esa es tarea de la ADP en alianza con la familia dominicana.

Cambio de rumbo en la educación; cambio de rumbo en la ADP.

Es posible!

Miguel Ángel Fernández

(Miembro del CEN/ADP  y de la CMJPD)

Déjanos tu comentario